Una boda inolvidable

En cuanto vimos la finca, lo tuvimos claro. Ese era el lugar donde queríamos celebrar nuestra boda.
Para nosotros era muy importante no solo que fuera un sitio bonito sino que la comida fuera buena y el servicio excelente.
Y la Quinta de Jarama reúne todos esos requisitos.
Todo el mundo nos felicitó por el trato recibido por todos los miembros de la finca, la comida estaba deliciosa y el sitio espectacular.
Aunque todo el mundo ha sido muy atento, agradecerle especialmente a Maria su ayuda y apoyo durante estos meses. Todo lo que nos aconsejaba ha sido un acierto. Mil gracias por todo.