¡Un día mágico!

El día de nuestra boda fue mágico. Íbamos tranquilos porque sabíamos que habíamos contratado a grandes profesionales. Cuando fuimos a ver la finca sabía que tenía que ser allí… La comida buenísima, todo el mundo nos lo ha trasladado y el cóctel abundante, la fiesta, el ambiente que crean con las luces… Todo. El personal pendiente de todo y de que nada faltara… Mejor no habría podido salir. Muchas gracias a todo el equipo por haber hecho que nuestro día fuera tan especial, y en especial a Cristina que fue quien nos llevó y nos ayudó en todo el tiempo de preparación. Nos volveríamos a casar allí sin dudarlo. ¡Mil gracias!